Esto es lo que saben en Corea del Norte sobre la reunión entre Kim Jong Un y Donald Trump

(CNN) - Los norcoreanos se levantaron el lunes con la noticia de que su líder, Kim Jong Un, ya había llegado a Sing...

Posted: Jun. 12, 2018 7:02 AM
Updated: Jun. 12, 2018 7:02 AM

(CNN) - Los norcoreanos se levantaron el lunes con la noticia de que su líder, Kim Jong Un, ya había llegado a Singapur para su cumbre con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El famoso presentador de noticias de Corea del Norte Ri Chun Hee informó a la nación de que Kim había aterrizado, declarando que la cumbre era una "primicia histórica" que "estaba ganando la atención y esperanza del mundo entero".

MIRA: ¿Dónde se hospeda Kim Jong Un en Singapur? Un vistazo al interior del St. Regis Singapore

Los norcoreanos se reunieron frente a una estación de tren en la capital, Pyongyang, para ver las noticias de la cumbre emitidas en una gran pantalla. Las multitudes observaron las imágenes que mostraban a Kim desembarcando de un vuelo de Air China y estrechando las manos del primer ministro de Singapur, Lee Shie Loong, el domingo.

Los norcoreanos en Pyongyang ven un noticiario sobre la llegada de Kim Jong Un a Singapur.(Crédito: AP Photo/Jon Chol Jin)

La agencia oficial del estado, la Agencia Central de Noticia Coreana (KCNA, por sus siglas en inglés) describió las conversaciones como "de temas amplios y profundos", añadiendo que los dos líderes se centrarían en el establecimiento de nuevas relaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos, "el establecimiento de una paz duradera" y la desnuclearización, entre otras cosas. Un reporte idéntico apareció en la portada del diario del estado, Rodon Sinmun, acompañado por un editorial que discutía el establecimiento de relaciones internacionales "justas".

El reporte de la KCNA (el medio oficial del Gobierno, famoso por publicar amenazas de convertir a Seúl en "un mar de fuego") es probablemente la primera vez que los norcoreanos comunes han recibido detalles sobre los objetivos de la cumbre Trump-Kim, que fue anteriormente anunciada en un cable de KCNA en mayo.

El gobierno de Corea del Norte controla estrictamente el flujo de información dentro del país, y los ciudadanos promedio a menudo son castigados severamente por consumir medios no aprobados por Pyongyang, según los desertores.

La velocidad a la que los medios estatales informaron sobre la llegada de Kim fue una desviación de la cobertura previa de las cumbres de Kim con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el presidente de China, Xi Jinping, que recibieron cobertura solo después de su finalización.

MIRA: La historia llama a Trump y a Kim

Norcoreanas miran a una pantalla gigante instalada al lado de la estación de la capital de Corea del Norte. (Crédito: Kyodo News via Getty Images)

Enmendando décadas de propaganda

Estados Unidos y Corea del Norte pueden estar al borde de un avance diplomático, pero entre las muchas otras dificultades en la forma de mejorar las relaciones está cómo deshacer décadas de propaganda que ha enseñado a los norcoreanos que los estadounidenses son su enemigo natural y una amenaza constante.

El odio a los Estados Unidos a menudo puede parecer una parte integral de la vida de Corea del Norte, junto con la lealtad a la familia Kim y el apoyo al programa nuclear del país.

Un cartel de propaganda durante una manifestación en apoyo de la postura de Corea del Norte contra EE.UU., En la plaza Kim Il Sung en Pyongyang el 9 de agosto de 2017.

En la tienda de recuerdos de Panmun, en el lado norte de la zona desmilitarizada (DMZ) entre las dos Coreas, a pocos metros desde donde Kim y el presidente de Corea del Sur se reunieron en abril, hay una extensa selección de afiches y postales de propaganda contra los "Imperialistas de Estados Unidos".

"Vamos a aplastar los intentos de Estados Unidos de una guerra nuclear", decía uno visto durante una visita a la tienda el año pasado. En otro se leía: "Para la línea dura de EE.UU., contrarrestaremos con la línea dura extrema".

Durante 65 años, los norcoreanos han sido alimentados con una narrativa impulsada por su Gobierno que dice que Washington, y no Pyongyang, comenzó la Guerra de Corea, y continúa abrigando el deseo de conquistar el país.

MIRA: Trump se acerca a Kim mientras se aleja de sus aliados del G7

El odio a EE.UU. se ve reforzado por recuerdos muy reales entre los antiguos norcoreanos de la brutal campaña de bombardeos lanzada contra su país por EE.UU. durante la guerra de Corea, en la que murieron cientos de miles de civiles y ciudades fueron destruidas entre junio de 1950 y julio de 1953.

La guerra, que finalmente llevó a la división de la península de Corea, vio a la Corea del Norte comunista, respaldada por la Unión Soviética y más tarde por China, enfrentada a Corea del Sur, respaldada por Estados Unidos y una coalición más amplia liderada por la ONU.

"El bombardeo es tratado como el pecado original estadounidense en la propaganda (norcoreana) y ciertamente fue salvaje", dijo a CNN Robert Kelly, profesor de ciencias políticas en la Universidad Nacional Pusan de Corea del Sur, el año pasado. "Se ha convertido en una herramienta política para justificar el estado de emergencia permanente".

Esto se perpetúa por el hecho de que nunca se firmó un tratado formal de paz entre Corea del Norte y Corea del Sur cuando cesaron las hostilidades en 1953, y técnicamente, la Península permanece en guerra.

La amenaza de una nueva campaña de bombardeos, esta vez con armas nucleares, se considera una justificación clave para el propio programa nuclear de Pyongyang.

En los últimos años, el régimen de Kim también ha señalado el destino de países como Libia e Iraq como una razón para construir un fuerte elemento de disuasión.

Los logros atléticos y los eventos deportivos internacionales son temas abordados comúnmente por los carteles de propaganda.

Cartel de propaganda de Corea del Norte que dice: "Permítanos lograr la política de la revolución agrícola del partido y alegrar el año con una mayor producción de cereales".

Hacer lo imposible

Si bien el Gobierno de EE.UU. tiene la responsabilidad de sus acciones durante la Guerra de Corea, y durante décadas de contestar cada declaración de Pyongyang, los norcoreanos reciben una visión unilateral de los acontecimientos.

Durante una visita reciente a la provincia de Hwanghae del Norte, CNN habló con un agricultor de 38 años que dijo que quería visitar Estados Unidos para ver qué aspecto tiene de cerca el país que "acosa tanto a los coreanos (y) sanciona nuestra economía".

LEE: Dennis Rodman llega a Singapur y asegura que espera que la cumbre entre Trump y Kim sea "un éxito"

"¿Qué rencor hay entre Corea y EE.UU.? Ellos invadieron nuestro país y nos masacraron", dijo el granjero, llamado Yun Myong Gum. "¿Por qué crees que estamos sufriendo ahora? Realmente maldigo a los estadounidenses y quiero destruir su tierra".

A pesar de este enfado, Yun, como la mayoría de sus compatriotas, fue simpático y acogedor.

"No pensamos mal de los estadounidenses, solo condenamos a su Gobierno", dijo.

Pero es ese mismo Gobierno con el que Pyongyang está a punto de sentarse y, potencialmente, hacer un acuerdo con respecto a las preciosas armas nucleares del régimen.

Esto hubiera parecido imposible hace solo seis meses, cuando el asistente de ventas de Pyongyang Pak Son Ok le dijo a CNN que Kim nunca se sentaría con Trump.

"Esa reunión no puede suceder y no sucederá", dijo. "Porque nuestro líder prometió tratar con ese lunático trastornado con fuego".

- Tim Schwarz y Will Ripley de CNN en Singapur, y Josh Berlinger en Hong Kong contribuyeron a este reporte.

Article Comments

Eugene
Clear
33° wxIcon
Hi: 53° Lo: 31°
Feels Like: 33°
Corvallis
Clear
32° wxIcon
Hi: 57° Lo: 29°
Feels Like: 32°
Roseburg
Overcast
40° wxIcon
Hi: 53° Lo: 36°
Feels Like: 40°
North Bend
Overcast
45° wxIcon
Hi: 48° Lo: 40°
Feels Like: 45°
KEZI Radar
KEZI Temperatures
KEZI Planner

LATEST FORECAST

Community Events