BREAKING NEWS One person killed in crash near Brownsville Full Story

Por qué siento que el odio cotidiano de hoy es diferente

Nota del editor: Issac Bailey fue, en 2016, profesor de Políticas Públicas en Davidson College y becario Nieman de ...

Posted: Jul 14, 2018 8:54 AM
Updated: Jul 14, 2018 8:54 AM

Nota del editor: Issac Bailey fue, en 2016, profesor de Políticas Públicas en Davidson College y becario Nieman de la Universidad de Harvard en 2014. Es el autor de "My Brother Moochie: Regaining Dignity in the Midst of Crime, Poverty, and Racism in the American South" (Other Press). Síguelo en Twitter: @ijbailey. Las opiniones expresadas en este comentario son del autor.

(CNN) - Debo admitirlo. Creí que la atacante sería una partidaria blanca de Donald Trump. Esa fue mi reacción instintiva ante el último ejemplo de una larga cadena de espasmos de odio público cotidiano, aparentemente interminable. Este involucraba a un hombre mexicano de 91 años, Rodolfo Rodríguez, quien había sido golpeado sangrientamente con un ladrillo por una mujer en el sur de California que, según un testigo, le gritaba: "Regresa a tu país, vuelve a México". Una semana después del incidente, Laquisha Jones, de 30 años, fue arrestada en Los Ángeles por el ataque.

Pero estaba equivocado. Un testigo presencial que registró el ataque dijo que la mujer era negra, y que, una vez que el hombre estaba en el suelo, un grupo de hombres lo golpeó también.

Pensé que el atacante tendría que ser un partidario blanco de Trump porque recuerdo durante el ciclo electoral de 2016 cuando dos hombres blancos en Boston se jactaron de golpear a un vagabundo hispano en honor de Donald Trump, y Trump aparentemente lo aprobó al inicio e hizo una broma de que sus seguidores eran solo gente apasionada. Recuerdo a la joven mujer negra fue literalmente expulsada de un mitin de Trump y al negro golpeado por un hombre blanco mayor en otro mitin y Trump diciendo que pagaría las cuentas legales por los que atacaron a los manifestantes.

LEE: La mitad de Estados Unidos cree que Donald Trump es racista. LA MITAD

No sé si Jones es partidaria de Trump, dado que, aunque hay pocos, el presidente tiene seguidores negros. Eso importa menos que mi errónea y automática suposición de que tenía que ser alguien de una tribu diferente mucho antes de saber los detalles. Ahí es donde radica el peligro. Tales suposiciones nos convencerán de justificar las acciones desagradables de aquellos en la categoría "nosotros" mientras nos sentimos cómodos para demonizar a aquellos entre los "ellos".

Ha habido tantos incidentes desagradables en los últimos años, que es difícil mantenerse al día de todos. Pero siguen sucediendo. Últimamente, además de los golpes al señor Rodríguez, estos odiosos incidentes incluyen el hostigamiento de Mia Irizarry en un parque de Illinois por el pecado de usar una camiseta sin mangas roja, blanca y azul con las palabras "Puerto Rico" en ella.

El caso de Mia Irizarry, atacada por un hombre por vestir una camiseta con los colores de Puerto Rico, es uno de los más recientes casos de hostigamiento y discriminación en Estados Unidos.

Irizarry registró el incidente del 14 de junio en su teléfono, diciendo que se sintió amenazada, y publicó el video en Facebook. "No deberías llevar eso en Estados Unidos de América", le dijo Timothy G. Trybus, quien más tarde sería arrestado por asalto y conducta desordenada.

"¿Eres ciudadana? ¿Eres ciudadana de Estados Unidos?", siguió el hombre, aparentemente sin saber que los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses. En el video se puede escuchar a Irizarry mencionando ello.

Ese incidente fue empeorado por la presencia de un policía que no intervino, pese a que el hombre se acercó y se burló repetidas veces de Irizarry, quien tuvo que retroceder en varias ocasiones. Se escucha a Irizarry diciendo : "Policía, me siento completamente incómoda" y "No me siento cómoda con él aquí, ¿hay algo que puedas hacer?".

​ 

No es la primera vez que hechos así suceden en Estados Unidos. La violencia avivada por la división y el miedo no comenzó con el ascenso político de Donald Trump. Los crímenes de odio han aumentado durante los últimos cuatro años, lo que incluye el final de la era de Obama. De hecho, las cosas han sido mucho peores, algo que debemos recordar para mantener un sentido de perspectiva. Hubo bombardeos e incidentes terroristas en las décadas de 1960, 1970 y 1980, y las acciones de Timothy McVeigh y Eric Rudolph en Oklahoma y Atlanta en la década de 1990. Y el país pasó por un siglo de linchamientos, incluida la quema de personas negras vivas en plazas públicas.

Y como muestra el caso de Rodolfo Rodríguez, no solo los blancos o los partidarios de Trump desatan su ira, aunque debe señalarse que los negros siguen siendo objeto común de crímenes raciales, mientras que los judíos estadounidenses son la mayoría en cuanto a crímenes de odio religioso.

Esa realidad estará con nosotros en el futuro previsible. Es el producto de los dolores de crecimiento naturales de un país que está cambiando día a día. Pero el miedo no es una buena razón para dañar injustamente a los extraños ni ceder a los instintos naturales que intentan convencernos de que atacar a los demás, en lugar de examinarnos a nosotros mismos, es la mejor manera de navegar en estos tiempos confusos.

​ 

Article Comments

Eugene
Overcast
57° wxIcon
Hi: 62° Lo: 53°
Feels Like: 57°
Corvallis
Broken Clouds
55° wxIcon
Hi: 61° Lo: 51°
Feels Like: 55°
Roseburg
Overcast
58° wxIcon
Hi: 63° Lo: 53°
Feels Like: 58°
North Bend
Few Clouds
57° wxIcon
Hi: 64° Lo: 54°
Feels Like: 57°
KEZI Radar
KEZI Temperatures
KEZI Planner

LATEST FORECAST

Community Events