STREAMING NOW: Watch Now

Del palacio al banquillo: el fenómeno de acusar a exmandatarios

Nota del editor: Jorge Dávila Miguel es periodista, escritor, analista político y col...

Posted: Sep 22, 2018 7:18 AM
Updated: Sep 22, 2018 7:18 AM

Nota del editor: Jorge Dávila Miguel es periodista, escritor, analista político y colaborador de CNN.

(CNN Español) - Es algo ya común: la “judicialización” de la política. Es el término aceptado que quiere decir, entre otras cosas, que en cuanto un mandatario o mandataria abandona el puesto o incluso sin abandonarlo, sus rivales políticos se las arreglarán para acusarlo o acusarla.

De cualquier modo, no importa. Y no es un fenómeno exclusivo de nuestra América Latina, con tantas venas abiertas que no bastan libros para explicarlas, donde 19 presidentes, dos vicepresidentes y muchísimos ministros y altos cargos han sido procesados en los últimos tiempos. No, lo tenemos también en Europa, por ejemplo, con Sarkozy ; y en el Estado de Israel con Netanyahu y su mujer.

Decir que sus rivales políticos “se las arreglarán” para acusarlos no quiere decir que falten razones para hacerlo; porque salvo algunas excepciones, la justicia tiene fundamentos para actuar conforme a deber, pero lo que sí quiere decir es que el santo objetivo de los mercaderes del poder no será buscar la justicia, sino prevalecer en su lucha partidista y ambiciosa que nada tiene que ver con la verdad ni la justicia o con los intereses de la ciudadanía que dicen defender.

Y es lo mismo para la derecha que para la izquierda, el centro moderado, o cualquier punto cardinal del firmamento dirigente. Si el político perseguidor descubriera el mismo crimen en alguien de su partido o conveniencia, de seguro que se le aparecería de inmediato en su conciencia una ecuménica y cordial explicación. Y así todo tranquilo. Devoción a la santa democracia.

Lo que nos lleva a la pregunta, si existen de verdad tantos expresidentes merecedores de ser procesados y hasta encarcelados, defenestrados, emasculados, condenados a callarse por un rato, o a cien años de humildad, ¿cómo fue por amor de Dios, que pudieron resultar electos? ¿Es que se fueron convirtiendo poco a poco en malos, como el coco que se seca o el platanito que se pudre negro en el mejor congelador? ¿Eso de que el “poder corrompe” será una realidad o una cortina de humo para disimular cómo se arrastró el político hasta aterrizar en la oportunidad?

No siempre fueron malos. Y la santa democracia, como una nueva religión para los descreídos de otras cosas y otras causas, les brinda la perfecta cobertura, el puro manto perfecto para proclamar los altísimos valores de la libertad social y el despelote individual. Como las sotanas de los curas pedófilos, que cubren cuerpos podridos bajo el manto de la castidad. Y la santa democracia, que como una nueva religión para los descreídos hace pulular como hongos la mentira de que se combate la corrupción y los crímenes políticos mediante la justicia, cuando lo que hace es progresar el aliento de revancha, de venganza y nunca como justa ira, sino como el más pedestre interés personal. No existen principios morales, sólo finales materiales.

Los dictadores son los únicos que roban y despilfarran todo lo que tienen y lo que no tienen, pero nadie los podrá acusar.

Esa administración de la Justicia, no como alto principio amado, sino como venganza, prevaricación y codicia, conspira contra los imperativos morales que debieran sostener la sociedad. Y las caricaturas de esos principios morales se proclaman a mandíbula batiente cada día ante la audiencia, como una misa repetida y vacía que cada vez más débilmente aboga por los pilares de la libertad.

“Libertad” qué palabra tan confundida y ocultada. Qué poco se usa ya su sazón como argumento. Tantos debates, ensayos e interpretaciones existieron últimamente en torno a ella; tan convencidos estamos de que ya la tenemos entre manos que no la buscamos más, imaginando que la conservamos gracias a esos que nos la cuidan con su más pura intención: soldados y políticos; sacerdotes y maestros. Todos enseñándonos a seguir cautivos de alguna opinión generalizada y los circos romanos que todos los días nos prepara la televisión.

Y así, ya casi nadie se ocupa de su propia libertad, nos entretenemos viendo cómo se las quitan a los otros. Porque como le dijo Michael Corleone al senador Pat Geary: “Todos somos parte de la misma hipocresía”.

Oregon Coronavirus Cases

Data is updated nightly.

Confirmed Cases: 19978

Reported Deaths: 338
CountyConfirmedDeaths
Multnomah460893
Washington292124
Marion275568
Umatilla214126
Clackamas146438
Malheur71512
Deschutes5558
Lane5403
Jackson4211
Lincoln4149
Yamhill40412
Union3922
Jefferson3323
Morrow3272
Polk30112
Linn26310
Klamath2001
Hood River1780
Wasco1723
Benton1626
Douglas1401
Josephine1082
Coos890
Columbia860
Clatsop830
Crook421
Baker360
Tillamook340
Lake320
Wallowa191
Curry140
Sherman140
Harney100
Gilliam40
Grant20
Unassigned00
Wheeler00
Eugene
Clear
51° wxIcon
Hi: 75° Lo: 49°
Feels Like: 51°
Corvallis
Clear
53° wxIcon
Hi: 73° Lo: 50°
Feels Like: 53°
Roseburg
Clear
59° wxIcon
Hi: 77° Lo: 53°
Feels Like: 59°
North Bend
Clear
55° wxIcon
Hi: 68° Lo: 53°
Feels Like: 55°
KEZI Radar
KEZI Temperatures
KEZI Planner

LATEST FORECAST

Community Events