Esta familia pensó que sus problemas habían terminado. Luego el cierre de Gobierno la dejó en el limbo

(CNN) - Justo antes de Navidad, Jessica Caraballo y su esposo tuvieron la oportunidad de tr...

Posted: Jan 7, 2019 5:33 AM
Updated: Jan 7, 2019 5:33 AM

(CNN) - Justo antes de Navidad, Jessica Caraballo y su esposo tuvieron la oportunidad de trabajar durante mucho tiempo.

En su matrimonio de tres años, la mujer de 31 años y su esposo, Shalique, han conseguido trabajo tras trabajo tratando de mantener a sus hijos. Ella ha conducido para Uber, él embalsamó cuerpos en una funeraria de Atlanta y trabajó toda la noche en una tienda de Walmart.

Fue justo el mes pasado cuando las cosas finalmente parecieron encajar. Caraballo, un agente de la Administración de Seguridad del Transporte en el Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta, fue promovido a una posición de tiempo completo y su esposo consiguió un nuevo trabajo vendiendo autos.

Dijeron que comprar una casa, comprar un segundo auto e incluso inscribir a sus tres hijos en actividades extracurriculares en la escuela ahora serían más que solo sueños.

La agentede la TSA Jessica Caraballo y su familia hablaron con CNN en la casa de un pariente en Griffin, Georgia. De izquierda a derecha: Daellah Miller, 7, Shalique Caraballo, 29, Jessica Caraballo, 31, y DaMara Miller, 5.

Pero su alegría duró sólo unos pocos días.

El cierre parcial del Gobierno que comenzó el 22 de diciembre dejó a Caraballo y otros 420.000 trabajadores federales en todo el país obligados a trabajar sin un cheque de pago a cambio. Han pasado dos semanas y docenas de familias como los Caraballo han puesto sus vidas en espera.

"La renta se vence, la factura de luz, la factura de gas, la factura de mi auto vence el 26", dijo Caraballo. "Ya recibí mi último cheque de pago y no hay ningún cheque por venir", agregó.

Faltar por enfermedad es su última opción

Caraballo ha estado luchando contra un resfriado durante aproximadamente una semana, pero dijo que no puede perder un día de trabajo, incluso si no está segura de cuándo le pagarán.

El viernes por la tarde, horas antes de que tuviera que ir al trabajo, la familia condujo 45 minutos desde su casa de alquiler en Forest Park, cerca del aeropuerto, hasta la casa de sus padres en Griffin. Los padres de Caraballo cuidaban a sus tres hijos, Danyelle (10 años), Daellah (7) y DaMara (5), mientras ella y su esposo iban a trabajar.

Jessica Caraballo, de 31 años, condujo para Uber y trabajó a tiempo parcial con la Administración de Seguridad del Transporte durante meses. Ella acababa de ser promovida cuando comenzó el cierre.

"Sé que tengo un compañero, pero él no puede hacerlo todo solo. Se necesitan dos personas en un hogar para mantenerlo a flote", dijo ella, tosiendo, fuera de la casa de sus padres.

Caraballo ha acumulado licencias pagadas por enfermedad durante meses, pero no se le permite tomarlas durante el cierre. En cambio, a los empleados se les ofrece licencia sin sueldo, dijo.

"Voy a seguir trabajando hasta que me emitan un cheque de pago", dijo.

Su sentido del deber la mantiene motivada

Cuando Caraballo se levanta de la cama a las 3 a.m. y se pone su camisa azul de la TSA y sus pantalones negros, lo primero que le viene a la mente, dijo, son otros: su familia y los miles de viajeros que ve todos los días.

"Independientemente de si me pagas o no, estoy haciendo mi trabajo porque no se trata de Trump. Se trata de las personas que vuelan en este avión", dijo.

Su trabajo, aseguró, es asegurarse de que los viajeros salgan de Atlanta de manera segura a cualquiera que sea su destino.

LEE: El cierre de gobierno en Estados Unidos también afecta al CES 2019

Caraballo comenzó a trabajar para la TSA en mayo pasado, siguiendo los pasos de su hermano, quien también es agente de la TSA en el aeropuerto de Atlanta. Al principio, vio su trabajo simplemente como un "trampolín" antes de intentar unirse a la Marina este año, pero dijo que rápidamente se dio cuenta de que es algo que disfruta.

"Con este trabajo, no tengo que luchar para levantarme", dijo. "Me gusta ir a trabajar sin importar cuán temprano sea. Por supuesto, me encantaría que me paguen en lugar de ser así, pero me encanta mi trabajo".

El marido de Caraballo, Shalique, la lleva a trabajar alrededor de las 3:30 a.m. cinco días a la semana porque solo tienen un automóvil.

Ella se siente ofendida

Unos 55.000 empleados de TSA filtran unos 800 millones de pasajeros al año. En un turno de trabajo típico, que dura entre cinco y 10 horas, rotan cada 30 minutos entre las tareas que incluyen la verificación de los pases de embarque, que obligan a los viajeros a quitarse los zapatos y los examinan.
Desde el cierre, el hermano de Caraballo, James Miller, dijo que le han pedido que trabaje dos turnos debido a la escasez de personal.

Tanto Miller como Caraballo dijeron que pueden sentir una moral "extremadamente baja" entre sus colegas.

Sin embargo, intentan dejar ese sentimiento fuera de las líneas de detección, especialmente cuando los viajeros reconocen su lucha.

"La mayoría de las personas con las que he tratado aprecian mucho que estemos allí y dijeron que esperan y están orando por una resolución rápida", dijo Miller.

Trabajar para TSA es un asunto de familia. El hermano de Caraballo, James Miller, también trabaja para la agencia en el aeropuerto de Atlanta.

Su familia vive sin ahorros

Mientras los Caraballo se preparan para los próximos días o incluso semanas antes de que finalice el cierre, saben que sus opciones son escasas.

Las cartas de la Oficina de Administración de Personal para que los empleados las envíen a sus acreedores y compañías hipotecarias durante el cierre, dijeron, resultan inútiles.

"Simplemente no veo cómo va a funcionar eso", dijo Caraballo. "Un pedazo de papel no va a funcionar. Sé que no lo funcionaría para mí (si fuera un propietario)".

Cuando se les preguntó si estaban pensando en usar sus ahorros, Caraballo y su esposo comenzaron a reírse.

"Vivimos de cheque en cheque ahora, solo para salir adelante", dijo Caraballo.

De acuerdo con un estudio realizado por Harris Poll, al igual que los Caraballo, alrededor del 78% de los estadounidenses que trabajan a tiempo completo viven de cheque en cheque.

Mientras Shalique Caraballo se mantiene positivo y recurre a su fe, la pareja dijo que realmente comenzarán a preocuparse si el cheque de la próxima semana no llega.

Article Comments

Eugene
Few Clouds
55° wxIcon
Hi: 88° Lo: 56°
Feels Like: 55°
Corvallis
Clear
57° wxIcon
Hi: 85° Lo: 54°
Feels Like: 57°
Roseburg
Clear
56° wxIcon
Hi: 87° Lo: 56°
Feels Like: 56°
North Bend
Overcast
60° wxIcon
Hi: 67° Lo: 55°
Feels Like: 60°
KEZI Radar
KEZI Temperatures
KEZI Planner

LATEST FORECAST

Community Events