Skip to main content
You have permission to edit this article.
Edit

ANÁLISIS | Un río serpenteante en el este de Ucrania obstaculiza a ambos bandos en la guerra

  • 0

(CNN) -- La guerra en Ucrania pronto cumplirá tres meses. Las fuerzas rusas siguen muy lejos de los objetivos mínimos fijados por el presidente Vladimir Putin y, en muchas zonas, las líneas del frente empiezan a parecer estáticas. Pero después de semanas de intensos bombardeos, las líneas defensivas de los ucranianos en el este también están degradadas.

Esencialmente, están surgiendo dos campos de batalla. Los rusos están añadiendo poder de combate a su campaña para tomar las regiones de Luhansk y Donetsk. Los ucranianos intentan tanto retenerlos como cortarles el paso. Es un tablero de ajedrez tridimensional de cálculo militar. Y las fronteras naturales trazadas por un río en el este de Ucrania ya están afectando al progreso de cada bando.

Las fuerzas rusas han tomado territorio, pero en cantidades modestas. Muchas de sus ganancias, especialmente en el sur, se produjeron en los primeros días de la invasión, y han tratado de consolidarlas. En el epicentro del conflicto —en el cinturón industrial de la región de Luhansk— han recurrido a un bombardeo generalizado.

Últimas noticias de la guerra de Rusia en Ucrania: sigue la contraofensiva en Járkiv

Como dijo un funcionario ucraniano: "Los rusos no cambian de táctica: destruyen las ciudades y solo después entran en la tierra quemada".

Las fuerzas terrestres rusas —por ahora— no están tomando más que un territorio incremental, mientras que los informes anecdóticos hablan de la baja disciplina y la moral de algunas unidades.

Rusia todavía tiene algo menos de 100 grupos tácticos de batallones (BTG) en Ucrania, según funcionarios estadounidenses, y otros 20 al otro lado de la frontera. Cada BTG cuenta con unos 1.000 soldados, pero los funcionarios estadounidenses consideran que muchos de ellos se han degradado tras más de dos meses de conflicto.

En Luhansk y Donetsk —los objetivos de la "operación militar especial" de Rusia— ninguna ciudad ha caído aún en manos rusas más allá de Mariúpol. Eso puede estar a punto de cambiar después de semanas de bombardeos implacables del cinturón industrial de Luhansk, una cadena de ciudades que incluye Severodonetsk y Rubizhne. Ahora parece que la resistencia ucraniana en Rubizhne ha terminado efectivamente. Atrás queda un paisaje de escombros, sin agua, energía ni gente.

Resumen en video de la guerra Ucrania - Rusia: 12 de mayo 15:44

Sus ocupantes —principalmente combatientes chechenos y la milicia de la autoproclamada República Popular de Luhansk— heredan un terreno baldío. Pero la pérdida de Rubizhne hace más vulnerable a la vecina Severodonetsk, que era una ciudad de 100.000 habitantes antes de la invasión y donde ahora 15.000 se esconden en los sótanos. Y si la resistencia ucraniana allí ya no es sostenible, se necesitarán nuevas líneas defensivas para impedir un avance ruso hacia el oeste.

Sin embargo, la ofensiva rusa desde el norte ha tenido mucho menos éxito. Ahí es donde entra en juego el serpenteante Siverskyi Donets. El río nace en Rusia y desemboca en Ucrania, formando pantanos, llanuras de inundación y lagos en forma de codo, cortando acantilados de tiza a su paso. En otras palabras: una pesadilla para un asalto militar.

Los rusos han intentado, y aparentemente fracasado, colocar varios pontones a través del río en un intento de rodear a las tropas ucranianas. Las imágenes por satélite analizadas por CNN muestran que al menos tres puentes fueron destruidos esta semana y que los rusos sufrieron grandes pérdidas.

Más al oeste, los rusos parecen haber cruzado el río, pero es demasiado pronto para saber si es en número suficiente y sostenible. En el último mes, desde que ocuparon Izium, solo han hecho un progreso limitado a pesar de las estiradas líneas ucranianas. Y su objetivo estratégico —Sloviansk— tiene defensas en profundidad.

Los ucranianos han eliminado al menos dos puentes de pontones cerca de Bilohorivka en las últimas 24 horas, según muestran imágenes de satélite y de drones.

Se ve humo saliendo de la orilla occidental del río en un extremo del puente. En la orilla oriental, también se ven cráteres y humo en la orilla oriental.

Para mantener una ofensiva en esta zona, el ejército ruso necesita suministros, y éstos deben venir del otro lado de la frontera. La línea de suministro va desde Belgorod hasta el centro ferroviario ucraniano de Kupiansk y más al sur.

Las fuerzas ucranianas parecen decididas a interrumpir este embudo y han avanzado en la recuperación del territorio al norte y al este de Járkiv. En primer lugar, esto ha reducido el fuego ruso sobre la propia ciudad. Y en algunos lugares las unidades ucranianas están ahora a la vista de la frontera rusa, y tienen las líneas de suministro rusas al alcance de la artillería.

Un video geolocalizado por CNN mostró que varios tanques rusos T90M de alta gama fueron destruidos mientras las unidades ucranianas avanzaban hacia el este, hacia el Siverskyi Donets. Ahora controlan la ciudad de Staryi Saltiv, según un equipo de CNN que estuvo en la ciudad desierta este jueves.

Una vez más, el río es un obstáculo natural, y en esta zona podría dificultar el avance ucraniano. Pero la contraofensiva ucraniana ya ha llevado a los rusos a retirar algunas unidades para proteger su flanco occidental y retener hasta 20 BTG en Belgorod.

Como dice Mick Ryan, un exgeneral de división estadounidense, los ucranianos "han colocado a los comandantes rusos en los 'cuernos de un dilema' mientras agotan lentamente su poder de combate en el este".

Pero Ryan no espera una ofensiva ucraniana más ambiciosa, que mermaría unos recursos ya agotados. "Los ucranianos probablemente continuarán con sus continuos 'mordiscos' a los rusos para recuperar su territorio, en lugar de una ofensiva general en todos los frentes", tuiteó.

Un video de un dron que circula por las redes sociales, geolocalizado y cuya autenticidad ha sido verificada por la CNN, muestra las consecuencias de los ataques.

Otras fotos tomadas también por un dron muestran que los rusos intentaron levantar un segundo puente de pontones sobre el río, que también fue volado por los ucranianos.

El sur de Ucrania: Una guerra muy diferente

El panorama es menos dinámico en el sur, donde las líneas del frente se han movido poco. Los rusos siguen controlando un importante cinturón de tierras de cultivo en las regiones de Jersón y Zaporiyia, pero sus esfuerzos por avanzar hacia el norte han sido esporádicos.

En Jersón, por ejemplo, los disturbios públicos han disminuido, en parte porque se calcula que un 45% de la población de la región se ha marchado.

Los rusos siguen lanzando ataques con misiles de crucero sobre Odesa y otras regiones costeras, sin mucho propósito más allá de aterrorizar a la población civil y con poco "diseño operativo" en lenguaje militar.

Cualquier esfuerzo por atacar la ciudad desde tierra o mar parece muy poco plausible, especialmente desde el hundimiento del crucero ruso de misiles guiados, el Moskva.

OPINIÓN | Jill Biden: Lo que las madres ucranianas me enseñaron sobre esta guerra

La inteligencia estadounidense descarta cualquier posibilidad inminente de que las fuerzas rusas intenten tomar toda la costa de Ucrania. Eso requeriría probablemente una movilización completa dentro de Rusia, un paso que Putin no ha ordenado hasta ahora.

En lugar de ello, los rusos parecen decididos a consolidar su control sobre un corredor terrestre que va desde la frontera hasta Crimea y a tratar de "integrar" a Jersón en el "mundo ruso" introduciendo pasaportes rusos, el rublo y una administración títere.

Pero sus apoderados gobiernan zonas en condiciones lamentables, con la sanidad y los servicios públicos gravemente deteriorados. Y hay muchas pruebas de que las unidades rusas están tratando la región como una tienda de caramelos, robando todo, desde tractores hasta artefactos de museo. Todavía no hay ningún esfuerzo serio para gobernar

Una guerra de desgaste

Pocos esperan un golpe de efecto por parte de ninguno de los dos bandos en los próximos meses. Parece más probable una guerra de desgaste a medida que las armas suministradas por Estados Unidos y sus aliados inclinan la balanza en el campo de batalla. Los primeros obuses estadounidenses ya están en el frente.

La Directora de Inteligencia Nacional de EE.UU., Avril Haines, declaró esta semana que "como tanto Rusia como Ucrania creen que pueden seguir avanzando militarmente, no vemos una vía de negociación viable, al menos a corto plazo".

"La naturaleza incierta de la batalla, que se está convirtiendo en una guerra de desgaste, combinada con la realidad de que Putin se enfrenta a un desajuste entre sus ambiciones y las actuales capacidades militares convencionales de Rusia, probablemente significa que los próximos meses podrían vernos avanzar por una trayectoria más impredecible y potencialmente escaladora".

Quizás el mayor riesgo para Ucrania es que una guerra como ésta —en los mismos frentes que vemos hoy— sería sostenible, aunque dura, para Rusia. Sin embargo, golpearía la economía ucraniana, que ya se espera que se contraiga un 45% este año, según el Banco Mundial.

Putin podría entonces esperar una oportunidad para dar un nuevo mordisco a un país que cree que no tiene derecho a existir.

Existe el riesgo adicional —aún no evidente— de que el sentido de urgencia de Occidente para respaldar a Ucrania con dinero y armas disminuya si el conflicto se estanca. Recordemos Siria.

Pero el curso de la invasión de Rusia en Ucrania ya ha desafiado la mayoría de las expectativas. Se acerca el momento en que las decisiones críticas —o los errores— de cualquiera de las partes pueden influir en su resultado.

En palabras del estratega chino Sun Tzu, "la oportunidad de asegurarnos contra la derrota está en nuestras propias manos, pero la oportunidad de derrotar al enemigo la proporciona el propio enemigo".

The-CNN-Wire

™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Recommended for you